Recomendaciones Generales para mejorar la Calidad de la Atención Obstétrica

 

 El embarazo, parto y puerperio deben ser atendidos por personal capacitado y debidamente autorizado.

Embarazo
  • Otorgar la atención con los recursos humanos y materiales suficientes y adecuados.
  • Todo embarazo de alto riesgo debe ser atendido por médico especialista en ginecología y obstetricia, en una unidad con la capacidad de resolución adecuada.
  • Asegurar la actualización continua para mejorar el nivel de conocimientos y destrezas para un mejor desempeño profesional.

Tomar en cuenta los lineamientos establecidos por
La Norma Oficial Mexicana NOM-007-SSA2-1993,
Atención de la mujer durante el embarazo, parto y puerperio y del recién nacido.
Criterios y procedimientos para la prestación del servicio,
y por la Norma Oficial Mexicana NOM-168-SSA1-1998, Del Expediente Clínico.

 Valorar integralmente cada caso durante la atención prenatal e identificar las pacientes con alto riesgo.

  • Elaborar e integrar cuidadosamente el expediente clínico completo.
  • Valorar el riesgo reproductivo y obstétrico.
  • Dar seguimiento a las variables clínicas de acuerdo a lo indicado en la NOM-007-SSA2-1993, para la detección temprana de las complicaciones más frecuentes y relevantes.

 Estrechar la vigilancia prenatal durante el tercer trimestre de la gestación.

Atención Médica
  • Citar a las pacientes a revisión cuantas veces la clínica lo indique necesario.
  • Utilizar las guías clínicas reconocidas para la detección oportuna y prevención de las complicaciones del embarazo.
  • Valorar cada caso en particular y cada momento específico de la gestación.
  • Evitar el uso rutinario de las evaluaciones clínicas y estudios paraclínicos que no tengan justificación.

 Procurar la mejor atención obstétrica.

  • Detectar los casos que requieran manejo por especialidad o un mayor nivel de capacidad resolutiva.
  • Derivar oportunamente al nivel de atención adecuado para la resolución del embarazo según el riesgo identificado.
  • Contar o disponer del equipo necesario para la vigilancia y traslado oportuno.

 Establecer el mejor plan de nacimiento.

  • Elegir cuidadosamente la vía de nacimiento más apropiada, parto o cesárea, de acuerdo al estado clínico del binomio.
  • Realizar una vigilancia clínica adecuada del trabajo de parto para identificar complicaciones de manera oportuna.
  • Contar con el consentimiento válidamente informado, cuando así lo amerite.

 Reducir riesgos innecesarios.

  • Asegurar una atención obstétrica acorde a los riesgos establecidos.
  • Elaborar el parto grama de manera completa y adecuada, para la correcta interpretación de la curva de Friedman.
  • Conducir y supervisar la atención obstétrica.
  • Participar en la detección oportuna y el seguimiento eficaz del trabajo de parto, especialmente para los embarazos de alto riesgo.

 Vigilar estrechamente a la paciente durante el puerperio inmediato.

Vigilancia
  • Revalorar el estado clínico de la paciente, documentando sus condiciones, así como las indicaciones, de acuerdo a lo señalado por la NOM-007-SSA2-1993.
  • Considerar especialmente el estado mental, coloración tegumentaria, tensión arterial, frecuencia cardiaca y respiratoria, temperatura, estado de hidratacioacute;n, así como hemorragia transvaginal o de la herida quirúrgica, dolor pélvico, vaginal o perineal, y la función de emuntorios.
  • Pasar visita a todas las pacientes puérperas, aún en los puerperios de bajo riesgo y después, las veces que sea necesario.
  • Realizar una exploración ginecológica completa al momento del egreso.
  • Asegurar la comunicación adecuada entre el médico y la paciente.

 Documentar todo el proceso de atención.

  • Documentar debidamente el evento obstétrico en el expediente clínico: nota de valoración inicial, parto grama, nota prequirúrgica y posquirúrgica con el nombre completo y firma del médico o los médicos que participaron en la atención de la paciente.
  • Anotar en el expediente clínico el razonamiento clínico que sustente los procedimientos a realizar durante toda atención obstétrica.

 Realizar, promover y facilitar la educación a la embarazada y sus familiares sobre los riesgos inherentes a la gestación.

Familia
  • Favorecer y estimular la educación para la salud a la embarazada por el grupo multidisciplinario que tiene contacto con las pacientes durante la atención obstétrica.
  • Explicar, desde la primera consulta, cuáles son los riesgos generales y específicos del embarazo para cada paciente en particular y documentarlo en el expediente.
  • Explicar de manera sencilla lo que puede ocurrir en la sala de labor, expulsión y quirófano, para tranquilizar a la paciente y sus familiares.
  • Enfatizar sobre los datos de alarma y la conducta recomendada para cada uno, durante todas y cada una de las consultas prenatales.
  • La información deberá explicarse a la paciente y al familiar responsable que ella designe.