Instituto de Salud del Estado de México

 

Signos de Embarazo de Alto Riesgo

La salud materna y perinatal es hoy día una delas prioridades del Estado Mexicano. Para quienes hacemos salud pública, el concepto de muerte materna es mucho más amplio que el meramente técnico, ya que una muerte materna significa el desequilibrio del núcleo familiar.

Los resultados de las investigaciones y la experiencia práctica han demostrado que, si determinadas intervenciones sanitarias se ponen a disposición de todos, es posible reducir la incidencia y la gravedad de las principales complicaciones asociadas con el embarazo y el parto.

Un acceso cada vez mayor a servicios de regulación de la fecundidad y la mejora de la calidad de éstos permitirán reducir el número de embarazos indeseados, abortos peligrosos y defunciones maternas asociadas.

Es por esto que se deben reconocer las entidades de riesgo para poder intervenir e influir con acciones objetivas, el curso de la complicación, reducir su impacto o su manifestación.

Factores de Riesgo Obstetrico

  • Adolescente embarazada con edad ginecológica menor a los 2 años.
  • Edad de 35 años o más.
  • Intervalo intergenésico menor de 2 años.
  • Multigravidez.
  • Abortos.
  • Preeclampsia-eclampsia.
  • Hemorragia en la 2ª mitad del embarazo.
  • Cesárea previa.
  • Malformaciones congénitas.
  • Muerte fetal.
  • Prematurez.
  • Hipertensión arterial.
  • Diabetes mellitus.
  • Cardiopatía congénita o adquirida.
  • Neuropatía.

Adolescente embarazada con edad ginecológica menor a los 2 años:
Se tiene mayor probabilidad de padecer PE (preeclampsia-eclampsia), prematurez y bajo peso del producto al nacer.

Edad de 35 años o más: Se asocia con mayor ocurrencia de formas complicadas de PE, inserción baja de placenta y atonía uterina postparto.

Intervalo intergenésico menor de dos años:Cuando el espaciamiento entre un embarazo y otro es menor de 2 años, hay mayor probabilidad de presentar prematurez y retardo en el crecimiento intrauterino.

Multigravidez: Cuando se tiene tres o más embarazos incluyendo el actual, es mayor la probabilidad de inserción baja de placenta y atonía uterina postparto.

El antecedente de dos abortos, está relacionado con el 50% de probabilidad de ocurrencia; tres o más abortos espontáneos consecutivos, se asocian con el 70% de probabilidad de repetición; en este último caso se establece el diagnóstico de aborto habitual.

El antecedente de preeclampsia-eclampsia, en un embarazo anterior se asocia con mayor probabilidad de recurrencia de esta complicación.

El antecedente de hemorragia en la 2ª mitad del embarazo, de un embarazo anterior hace más probable su recurrencia en el próximo embarazo

El antecedente de cesárea previa, se asocia con mayor riesgo de presentar: inserción baja de placenta, acretismo placentario y ruptura de cicatriz uterina durante el trabajo de parto; este riesgo se incrementa de manera exponencial conforme es mayor el número de cesáreas previas.

Los antecedentes de malformaciones congénitas, en la pareja, aumentan la probabilidad de ocurrencia de malformaciones congénitas en el producto.

El antecedente de muerte fetal, en un embarazo anterior se asocia con mayor probabilidad de repetir ya que generalmente traduce patología crónica de base.

El antecedente de prematurez, tiene mayor probabilidad de repetir.

El antecedente de hipertensión arterial, incrementa el riesgo de PE, retardo en el crecimiento intrauterino, muerte fetal y materna.

El antecedente de diabetes mellitus, se relaciona con mayor probabilidad de PE,aborto, defectos al nacimiento, retardo en el crecimiento intrauterino o microsomía fetal.

Conducta Médica a Seguir en Caso de un Emabrazo de Bajo Riesgo y de Alto Riesgo

Es conveniente que en cuanto se diagnostique elembarazo, la frecuencia de la consulta sea mensual durante los primeros 6 meses; cada 15 días en el séptimo y octavo mes y cada siete días durante el noveno. La embarazada de bajo riesgo debe recibir por lo menos 5 consultas de control prenatal. La prolongación del embarazo después de las 40 semanas requiere efectuar consultas semanales adicionales con objeto de vigilar que el embarazo no se prolongue más allá de la semana 42. A todas las embarazadas se les debe realizar en cada consulta la medición de la tensión arterial y del fondo uterino, así como control de peso, aplicar toxoide tetánico, iniciando la primer dosis desde el primer contacto con los servicios de salud y la segunda dosis entre las 4 y 8 semanas siguientes de haberse iniciado el esquema, prescribir hierro y ácido fólico de forma profiláctica. La prescripción de otros medicamentos sólo será bajo indicación médica preferentemente después de la semana 14.

Solicitar los siguientes exámenes: biometría hemática, grupo y rh, examen general de orina, glucemia basal y VDRL.

Alrededor de las semanas 18 a 20 y 32 a 34 deberá repetirse la Bh para corroborar las cifras de Hb y hematocrito, también deberá repetirse la glucemia en la semana 32 para confirmar su normalidad. Toma de Papanicolaou (sino se lo ha practicado en los últimos 3 años) y realizar detección de VIH en casos de pacientes de alto riesgo.

Guías