Enviar Correo Gobierno del Estado de México
Instituto de Salud del Estado de México
Secretaría de Salud
Inicio Biblioteca
Virtual
Enfermedades
Transmisibles
Enseñanza e
Investigación
Regulación
Sanitaria
Salud
Bucal
Trámites
y Servicios
Unidades
Médicas
VIH/SIDA/ITS
Sábado 24 de febrero de 2018
Secciones

  Inicio>Información en Salud> Defunciones Perinatales > Información Metodológica
Información Metodológica

Defunciones Perinatales




 

Defunciones Perinatales:

La mortalidad perinatal tiene gran repercusión sobre una familia y  es un indicador sensible del bienestar de una población, de las condiciones de salud materna, del entorno en que vive la madre y de la calidad de la atención preconcepcional, prenatal, intraparto y del neonato.

Estas muertes reflejan el grado de desarrollo de un país, muestran las condiciones de iniquidad social y constituyen un problema básico de salud por su elevada frecuencia.

Así mismo es de vital importancia el papel de los profesionales de salud en este momento, que debe brindar un gran apoyo físico y psicológico tanto a la mujer como a la pareja y a la familia, ya que es el profesional que va a estar presente durante la mayor parte del proceso.

Los factores que influyen en la muerte perinatal en ocasiones son comunes a aquellos que afectan la salud de la madre y de la población en general; por lo tanto, las acciones que se implementen para disminuirla actuarán de forma favorable sobre las condiciones de salud de la sociedad, es decir, tendrán repercusión más allá de la sobrevida perinatal.

La situación se torna más preocupante debido a que, en los países en vías de desarrollo, la mayor parte de estas muertes se pueden prevenir disponiendo en forma adecuada de los recursos y resolviendo las necesidades básicas insatisfechas. Así, cuando no se logran disminuir las tasas de mortalidad perinatal, se está poniendo en evidencia el deterioro en el acceso y la calidad de los servicios obstétricos y neonatales. Las causas de estas muertes son diferentes de acuerdo al nivel de educación, estado socioeconómico y calidad en la prestación de los servicios; la mortalidad será mayor en la medida que son más bajos estos indicadores de calidad de vida.

Definiciones

Se considera Muerte Perinatal a la muerte de un producto entre la semana 22 de gestación o mayores de 500 gramos de peso hasta los 7 días de nacido. Ésta es la definición de la décima revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades, empleada por la OMS.

La OMS, adicionalmente, subclasifica las muertes perinatales como ante parto, cuando la muerte ocurre antes del inicio del trabajo de parto; e intraparto, cuando ocurre luego del inicio del trabajo de parto pero antes del nacimiento.

A su vez, la muerte neonatal la divide en temprana, antes de la primera semana de vida y tardía entre la segunda y la cuarta.

Algunas subclasificaciones adicionales integran las muertes intrauterinas e intraparto como muertes fetales.

Medidas de mortalidad:

Los requerimientos legales para el registro de las muertes fetales y de los nacimientos vivos varían de un país a otro e incluso dentro de un mismo país. De ser posible, deben incluirse en las estadísticas todos los fetos y recién nacidos que pesen al menos 500 g al nacer, ya sean vivos o muertos. Cuando no puede obtenerse información sobre el peso al nacer deben utilizarse los criterios correspondientes para la edad gestacional (22 semanas completas) o la talla 25 cm de la coronilla al talón).
 
Indicadores de Salud Materna y Perinatal

Definición:


Es la proporción de defunciones perinatales en el total de nacimientos.

Las defunciones perinatales normalmente incluyen las defunciones de fetos de 28 semanas o más de gestación (también conocidos como mortinatos u óbito fetal) y defunciones de nacidos vivos dentro de los primeros 7 días de vida.
El total de nacimientos incluye las defunciones fetales de 28 semanas de gestación más el número de nacidos vivos, o sea, todos los nacimientos después de 28 semanas de gestación (nacidos vivos más mortinatos).

La OMS recomienda el uso de un límite de 22 semanas o 500 gramos. (Véase definición en inglés en WHO-ICD-10) Estos límites deben utilizarse en la medida de lo posible. Una tasa de mortalidad perinatal que incluye defunciones fetales de 22 semanas o más es mayor que una tasa de mortalidad perinatal que usa como límite 28 semanas.

2
. Qué mide:

Las tasas crecientes pueden reflejar un verdadero deterioro de la calidad de los servicios o del acceso a los servicios. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que las mejoras en el conteo y/o registro de defunciones fetales también pueden producir un aumento aparente en la tasa.

La factibilidad de recoger datos precisos para este indicador se complica por el hecho de que los nacidos muertos y las defunciones infantiles tempranas pueden ser difíciles de identificar: muchos embarazos perdidos no son admitidos del todo y muchas defunciones infantiles no son reconocidas hasta que el niño alcanza cierta edad.

3.
Cálculo:

La tasa de mortalidad perinatal se calcula de la siguiente forma:


TMP: Número de defunciones perinatales   X 100
              Número total de nacimientos


Datos requeridos:

Número de defunciones perinatales (nacidos muertos más defunciones neonatales en la primera semana de vida) y.

Número total de nacimientos después de 28 semanas de gestación (nacidos vivos más mortinatos).

Fuentes de datos:

Certificados de Defunción y muerte fetal.

 

 

Fecha de última actualización: 20 de febrero de 2018  
Gobierno del Estado de México
Secretaría de Salud
Instituto de Salud del Estado de México
  Av. Independencia Oriente # 1009
Col. Reforma y F.F.C.C. C.P. 50070
Toluca, Estado de México.
Teléfono: (722) 2 26 25 00
E-mail: webmasterisem@salud.gob.mx